Antecedentes p.5 CENNI

 

CENNI

Antecedentes


De hecho, “sólo el 10.6% de los estudiantes aprobó la prueba y en lo que respecta a las tres bandas de ejecución que conformaron la prueba de competencia lingüística, los porcentajes de aprobación disminuyeron conforme fue aumentando el grado de dificultad de la banda. Así, el 23.9% de los alumnos aprobó la básica, 8.6% la intermedia y 6.5% la avanzada.” En general, un 75.6% de los alumnos evaluados no aprobó ninguna banda del examen, lo que es contrastante y no congruente con los promedios de calificaciones con que los estudiantes motivo de la investigación, egresaron de cursos de inglés previos, ya que en al menos un 50% de ellos su calificación fue de 80 o más. (Rosa Obdulia González Robles, Javier Vivaldo Lima y Alberto Castillo Morales: Competencia Lingüística en Inglés de Estudiantes de Primer Ingreso a Instituciones de Educación Superior del Área Metropolitana de la Ciudad de México; Universidad Autónoma Metropolitana- Unidad Iztapalapa: 2004)

El análisis en cuestión, muestra no sólo problemas de evaluación de los conocimientos de inglés de los educandos y deficiencias en la calidad de los procesos de enseñanza, sino sobre todo, problemas de articulación entre los programas formativos de la educación secundaria y la educación media superior, ya que aún y cuando en total se imparten 600 horas de clase, los alumnos aprenden en el mejor de los casos sólo lo correspondiente a 400 horas de estudio y en casos graves, menos del 50% de lo esperado.

En efecto, una percepción similar ha preocupado a los gobiernos locales, los cuales han llevado a cabo diversas iniciativas para introducir la formación en lenguas extranjeras desde la educación primaria, e incluso, desde la educación preescolar. En este sentido, destacan los esfuerzos del Gobierno de Aguascalientes con el Programa de Inglés en Primaria “Start”, el proyecto del Inglés en la Escuela Primaria del Gobierno de Coahuila, los proyectos similares en los Estados de Baja California, Colima, Durango, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Tamaulipas y Veracruz, entre otras entidades federativas que están realizando trabajos para introducir proyectos similares.

De hecho, al sólo existir actualmente planes y programas oficiales que introducen el estudio obligatorio de una lengua extranjera hasta la educación secundaria, se hace indispensable articular los esfuerzos que, en algunos casos, por varios años, han realizado las entidades federativas para introducir el inglés en primaria, para lo cual, se requiere ajustar el contenido de los planes y programas correspondientes, o preferentemente, flexibilizar los contenidos en materia de lenguas extranjeras a fin de que cada entidad federativa o plantel educativo, adopte las medidas necesarias para garantizar que exista continuidad entre lo aprendido en la educación primaria y lo que se enseñe en la educación secundaria, a fin de evitar que el aprendizaje del idioma vuelva a iniciar de cero. Flexibilidad que también es pertinente en el caso de la articulación de programas de la educación secundaria a la media superior y de la educación media superior a la superior, sin olvidar los esfuerzos que algunos planteles o sistemas educativos estatales realizan para introducir el estudio del inglés desde el nivel preescolar.

Independientemente de la articulación del aprendizaje de lenguas extranjeras entre los distintos niveles educativos, se hace indispensable analizar la conveniencia de modificar los planes y programas educativos correspondientes al nivel primaria, a fin de determinar si se debe introducir la enseñanza del idioma inglés de manera obligatoria y en su caso, a partir de qué grado escolar.

Para ello, deben considerarse las exhortaciones que en tal sentido ha formulado el Senado de la República, así como los Congresos de los Estados de Quintana Roo y Zacatecas, en las cuales, se solicita a la Secretaría realizar acciones tendientes para incorporar en los planes y programas de estudios de preescolar y primaria el idioma inglés, como materia obligatoria.

La referencia específica al idioma inglés, se entiende por la gran importancia e influencia que esta lengua tiene actualmente en diversos ámbitos políticos, económicos y culturales de la sociedad global. De hecho, la revista “The Economist”, clasificó al idioma inglés en su edición del 21 de diciembre de 1996 (página 39), como el lenguaje mundial estándar: una parte intrínseca de la revolución en las comunicaciones globales (Graddol,1997: 2).

Se estima que existen cerca de 1,400 millones de personas viviendo en países donde el idioma inglés tiene algún carácter oficial, de ellas, 372 millones hablan inglés como lengua nativa, cerca de 375 millones lo hablan como segunda lengua y más de 750 millones como lengua extranjera.